Embalaje Soft

Separación de panes y tartas

 

Hasta la década de 1990, antes de la crisis de las «vacas locas», los productos alimentarios y los productos de pastelería que se rechazaban se solían utilizar para alimentar animales.

 

Las restricciones que se produjeron en este sentido provocaron un incremento y una gran disponibilidad de residuos orgánicos. El material orgánico se identificaba como una fuente rica de gas metano que, cuando se enterraba en lugares preparados especialmente para ello, se podía aprovechar como combustible para generar electricidad en generadores eléctricos de turbinas. Otras alternativas para deshacerse de estos residuos eran las empresas compostadoras y las empresas dedicadas a la transformación de residuos. En todos los casos, los residuos debían extraerse de sus envases antes de proceder a su procesamiento. Las tareas de triturado o prensado no resultaban eficaces ya que, dado que el producto que se recuperaba se contaminaba con los envases, un gran porcentaje del producto permanecía mezclado con el envase del que se pretendía separar.

 

Por este motivo, era necesario llevar a cabo un nuevo tamizado antes de poder pasar al siguiente proceso. Debido a la poca eficacia de este procedimiento, aumentaba el peso de los envases recuperados, lo cual, a su vez, incrementaba los costes derivados del enterramiento de los residuos y los costes de reciclaje. La única opción que quedaba consistía en vaciar los envoltorios a mano, una tarea lenta, costosa y con implicaciones para la salud y la seguridad.


 

El turboseparador está diseñado para separar una gran variedad de envases de su contenido y es capaz de lograr una eficacia de hasta un 99%. El turboseparador separa los productos mediante fuerzas centrífugas, corrientes de aire y acción mecánica. El tamaño de las palas con las que se separan los envases flexibles es mayor que el de las palas estándares y, además, están diseñadas para abrir los envoltorios y los envases. De este modo, se causa el mínimo daño a los envoltorios y se genera una mayor corriente de aire que aumenta la eficiencia del proceso de separación. El turboseparador separa envases y envoltorios de todo tipo del pan que se vende en bolsas hasta las comidas preparadas envasadas en bandejas de polímeros. El turboseparador dispone de un motor de velocidad variable con el que mejorar la eficiencia del proceso. Este sistema puede instalarse tanto en interiores como al aire libre.

 

Atritor suministra todo el sistema, incluidas la cinta transportadora de alimentación, la cinta transportadora de envases vacíos y la cinta transportadora de material recuperado o el sistema de bombeo. El turboseparador se monta en una plataforma de acceso y presenta los mandos en un panel que se coloca sobre el suelo.

 

soft-one

Sistema turboseparador de Atritor para envases flexibles

soft-two

Pan tras separarlo del envase flexible

Entre los productos que el turboseparador puede extraer del envase flexible figuran los siguientes:

  • Judías
  • Comida para animales domésticos
  • Galletas
  • Galletitas saladas
  • Sopa
  • Comidas preparadas
  • Fruta
  • Tomates
  • Guisantes
  • Zanahorias
  • Brécol
  • Patatas
  • Brotes
  • Postres
  • Pan
  • Natilla
  • Tartas
  • Productos de pastelería
  • Patatas fritas
  • Aperitivos crujientes
  • Cereales
  • Bolsas de té
  • Preparados en polvo para salsas
  • Galletas
  • Café
  • Cigarrillos